¿Cómo elegir una clínica de fertilidad?

¿Cómo elegir una Clínica de fertilidad?

Una vez tomada la decisión de acudir a una clínica de fertilidad suele aparecer una pregunta que, en muchas ocasiones, no es fácil de resolver: ¿en qué me baso para decidir a qué clínica acudir? En la actualidad, no se disponen de parámetros que permitan analizar qué clínicas son las mejores y, si existen datos estadísticos, no podemos estar seguros de que estén disponibles, sean recientes o que hayan sido validados por auditores externos.

Compartimos contigo algunas de las preguntas-clave que te pueden ayudar para tomar la mejor decisión, contando con el mayor número de datos relevantes y que pueden afectar al tratamiento que puedas necesitar.

BUSCA INFORMACIÓN. En internet vas a encontrar mucha información fiable, desde las publicadas por las propias clínicas a otras en foros y páginas especializadas sobre fertilidad y ginecología.
Familiarízate con los términos y datos, haz una lista de clínicas seleccionadas y pide una cita.
PIDE UNA CITA CON UN DOCTOR. Lo ideal es que llegues a hablar con uno de los doctores del Centro y no sólo con el personal que te atienda en los primeros contactos. En algunos centros, puede que aunque pidas una cita, las personas que te atiendan sean del departamento comercial.

 

PREGUNTA:
¿Qué preguntas debes hacer? Hay información básica de cada clínica a la que deberías poder acceder, ya sea mediante su página web o preguntando directamente en tu visita:
Curriculum de los doctores: Cuánto tiempo llevan trabajando, acreditaciones, dónde consiguieron su titulación y cuál es, cómo es la rotación del personal…

Procedimientos: Cuáles son las técnicas más habituales, tienen límite de edad para ellos y por qué, principios éticos, cuántos embriones transfieren (a mayor número, más posibilidades de embarazo pero más riesgo de gestaciones múltiple).

Clínica: Qué recursos y medios tienen disponibles, qué tecnología utilizan, cuántos tratamientos tienen al año.

Presupuesto: Coste de cada tratamiento, aproximado. Qué incluye el presupuesto. Qué gastos quedarían excluidos y serían necesarios en tu tratamiento.

Si llamas a la Clínica y dicen que están demasiado ocupados para responder a tus preguntas, intenta en otro lugar. Si no tienen tiempo ahora, puede que no tengan tiempo para tus preguntas una vez que seas una paciente (lo que es más grave).
No tengas miedo de preguntar, las clínicas están preparadas para atender las consultas previas y todas estas, son habituales. Si llamas a alguna clínica y te dice que esos datos son confidenciales, también descártala. No te dará seguridad.

OBSERVA:
Cuando vayas a la clínica, mira si el personal es amable y profesional. Lee los documentos que te ofrezcan y conoce su información en Internet.

¿Realizan una investigación exhaustiva para conocer la causa de la infertilidad de cada paciente?

¿Abren todos los días, incluyendo festivos? Estas preguntas son importantes porque existe el riesgo de que tu día de tratamiento ideal caiga en un festivo. Una clínica que no trabaje los fines de semana y festivos no suele ser fiable.

¿Qué sistemas utilizan para comunicarse con los pacientes? Y valora: ¿Son demasiado generales o son personales con cada paciente? ¿Cómo puedes comunicarte con ellos fuera del horario de oficina? Una atención 24×7 te asegurará la implicación personal que tienen con cada caso.

FÍATE DE TU INTUICIÓN
Incluso armada con la lista de preguntas y un conocimiento práctico de las estadísticas de la clínica y las tasas de éxito, no podemos alentarte lo suficiente para que busques una práctica con la que te sientas realmente cómoda. Puedes ir a la mejor clínica del mundo desde un punto de vista de las tasas de éxito, pero si no te sientes bien acerca de dónde estás y cómo estás siendo tratada, la experiencia puede ser estresante y negativa. Es fundamental que te sientas segura y animada en la clínica donde realizarás el tratamiento.

Busca un médico que sea amable, cariñoso, compasivo, y, sobre todo, dispuesto a colaborar contigo durante el tratamiento. Si quieres una clínica en la que te sientas honrada, respetada y cuidada, necesitas un médico y un equipo que tengan por objetivo tu bienestar: ¡LOS PACIENTES SON LO PRIMERO!

Aunque todo esto puede parecer que te ocupará mucho tiempo y será abrumador, sólo recuerda que estás en el asiento del conductor. La clínica es un proveedor de servicios diseñada para satisfacer tus necesidades. Tú, el paciente, tienes la última gran voz en tu tratamiento: ¡ ES TU CUERPO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *