¿Qué es?

Es un procedimiento mediante el cual los ovocitos de la mujer, previamente extraídos, son fecundados por los espermatozoides en el laboratorio bajo unas condiciones óptimas para el desarrollo de los embriones.

Dentro de la fecundación in Vitro existe la técnica de la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) que consiste en la introducción de un espermatozoide mediante una aguja en el interior de cada ovocito.

¿Para quién está recomendada?

Este tratamiento es recomendado en múltiples situaciones clínicas aunque las más comunes pueden ser un factor masculino grave, cuando existe una alteración en las trompas de Falopio de la mujer o cuando los pacientes hayan realizado varios intentos mediante la técnica de Inseminación Artificial sin éxito.

Fases del tratamiento
  1. Control endocrinológico.En esta primera fase los ovarios son estimulados a través de la administración de hormonas para la consecución del mayor número de folículos posibles con la mejor calidad. La paciente deberá acudir a ecografías periódicas durante su ciclo para comprobar la evolución del número y tamaño de los mismos y determinaciones de hormonas en sangre.
  2. Captación de ovocitos.La extracción de los ovocitos se realiza mediante un procedimiento denominado aspiración folicular. Los ovocitos serán extraídos a través de una aguja guiada por ultrasonidos que se introducirá en la vagina. Durante este procedimiento la paciente estará sedada, el procedimiento en total tiene una duración aproximada de 30 minutos. Tras 3-4 horas de reposo y observación en una habitación de nuestra clínica la paciente podrá ser dada de alta para continuar con su actividad normal.
  3. Cultivo de ovocitos.Los ovocitos que se obtienen tras la punción ovárica son trasladados al laboratorio, donde se procesan en un medio de cultivo y son depositados en una incubadora.
  4. Fecundación de ovocitos.Consiste en poner en contacto los ovocitos con los espermatozoides. Tras 17-20 horas de la inseminación se puede observar la fecundación del ovocito que se manifiesta por la presencia de dos pronúcleos en el citoplasma del ovocito y/o dos corpúsculos polares en el espacio perivitelino.
  5. Fecundación de embriones.Tras 12-14 horas de cultivo los ovocitos fecundados empiezan las primeras divisiones embrionarias. Los embriones se analizan individualmente, cada embrión es distinto, y se clasifica atendiendo a sus características morfológicas (número de células, tamaño de las mismas, presencia de núcleos y fragmentación celular) así como de su ritmo de división en cultivo.
  6. Transferencia.El día de la transferencia, decidirán, contando con la opinión de su ginecólogo y embriólogo, el número de embriones a transferir, dependiendo de la calidad y el desarrollo de los mismos. Según la ley, el máximo número de embriones que se pueden transferir es de tres, para de esta manera poder evitar, en la medida de lo posible, los embarazos múltiples. La transferencia de dichos embriones, previamente seleccionados, se realiza en quirófano, pero no es necesario el suministro de anestesia. Con anterioridad a la transferencia, nuestros embriólogos comprobarán la identidad de la paciente con su nombre completo, apellidos, fecha de nacimiento y documento de identidad. Los embriones son transportados desde nuestro laboratorio hasta nuestro quirófano en las condiciones más óptimas. Posteriormente son introducidos en un catéter por el ginecólogo y canalizados hasta el interior del útero.
  7. Criopreservación de embriones.Aquellos embriones que no hayan sido transferidos, en caso de que hubiera, serán vitrificados y conservados en nuestro banco, siempre y cuando se haya contado con la previa autorización de nuestros pacientes para hacerlo.Estos embriones podrán ser utilizados en futuros ciclos, en caso de decidirlo así nuestros pacientes, bien porque el primer intento no haya tenido éxito, bien porque nuestros pacientes quieren lograr un segundo embarazo pasado un tiempo. El ciclo utilizado cuando existen embriones criopreservados es el denominado “Transferencia de embriones criopreservados”, y es, evidentemente, un ciclo más sencillo en cuanto a la preparación de la paciente para la transferencia, ya que no ha de pasar previamente por la captación de ovocitos.

Actualizado en noviembre de 2017