Mi historia

Yo conocí al Dr. Navarro en uno de los peores momentos de mi vida, yo llevaba luchando 12 años contra el área de infertilidad del materno de Málaga, me engañaron haciéndome creer que me iban a hacer un tratamiento, me aplicaron normativas que no existían, me daban respuestas absurdas para no meterme en la lista de reproducción, me sentí engañada, humillada, desahuciada, se rieron de mí, y perdí muchos años de mi vida viviendo en un engaño… Cuando llegué a infertilidad del materno, llevaba 2 abortos a mis espaldas, pedía que por favor me hicieran algún tratamiento, que no quería abortar más, pero solo me mandaban Omifin, para ovular más, y que siguiera buscando ya que aún era muy joven para tratamientos. Así llegué a 6 abortos y un embarazo ectópico (trompa izquierda cortada), y rondando los 40 años. En ese momento me decían que hacer un tratamiento sería malgastar el dinero en mí, porque si había abortado de forma natural, más lo perdería con tratamiento, y claro ya era vieja para ser madre…

Después de muchas denuncias, firmas recogidas, salir en los medios de comunicación y dar la vara a los altos cargos, conseguí que me hicieran dos míseros tratamientos que me hicieron los mismos y el mismo centro que tantas veces yo denuncié. No me dieron ni la opción de cambiar a otro sitio, por lo tanto yo sabía de primera hora que no funcionaría, como así fue…, y cuando ya me desahuciaron, me dijeron que me hiciera a la idea que jamás sería madre, y que no me hacían más tratamientos porque sería tirar el dinero en mí.

Pero como bien dicen, que no hay mal que por bien no venga, y en ese duro camino, en un vídeo protesta que colgué en internet, conocí al Dr.Navarro. Él apostó por mí, y aunque yo ya no tenía esperanzas, él me dijo que lo teníamos que conseguir, y así fue, me quedé embarazada a la primera de pareja de mellizos, y tengo dos niños súper preciosos para mí.

Por eso nada más tengo agradecimientos para todo el equipo que fueron maravillosos conmigo, para el Dr.Gutiérrez, y en especial para mi queridísimo Dr. Navarro, que fue un ángel que se cruzó en mi camino, y mientras viva se lo agradeceré eternamente.

Gracias por todo.