En Inebir contamos con un laboratorio de última generación, adaptado a la normativa vigente y un equipo altamente formado que trabaja con las más novedosas técnicas siguiendo el protocolo de vitrificación. Gracias a esta tecnología ofrecemos a nuestros pacientes la posibilidad de criopreservar muestras biológicas (ovocitos, espermatozoides, embriones y tejido ovárico) con diferentes fines.

Una de las principales ventajas que ofrece la vitrificación es la preservación de la fertilidad, que consiste en la aplicación de procedimientos médicos, quirúrgicos y de laboratorio para preservar la capacidad reproductiva, tanto de mujeres como de hombres, que por diferentes motivos sociales o de salud estén en riesgo de perder su potencial reproductivo.

Los cambios sociales y económicos han contribuido a que cada vez más mujeres retrasen la edad de su primera gestación y parto, exponiéndose tanto al paso de los años, que disminuye la capacidad reproductiva de la mujer, como a un mayor riesgo de padecer enfermedades que requieran tratamientos potencialmente gonadotóxicos antes de cumplir su deseo reproductivo.

Por otro lado, mientras que la mayoría de las pacientes con cáncer se encuentran entre la quinta y sexta década de la vida o mayores, un número creciente de niñas y jóvenes adultas se ven también afectadas y logran superar la enfermedad sometiéndose a tratamientos que afectarán gravemente su potencial reproductivo. La preservación de la capacidad reproductiva se convierte en una posibilidad de futuro tanto en individuos sanos, de forma preventiva, como en aquellos afectados por un proceso patológico que estén expuestos a la pérdida de la fertilidad.

En los últimos años, las tecnologías asociadas a la reproducción asistida han desarrollado nuevas técnicas de criopreservación de gametos, embriones y tejido ovárico que han abierto la posibilidad de innovadoras estrategias preventivas inimaginables hace poco tiempo. Inebir continúa investigando en esta línea para garantizar a nuestras pacientes la posibilidad de cumplir en el futuro el sueño de ser madres.

Actualmente, existen distintas opciones de preservación de la fertilidad:

  1. Criopreservación ovocitaria:Es una técnica que permite conservar gametos femeninos con fines reproductivos, para lo cual deben ser extraídos del ovario y criopreservados.
    El proceso comienza con un tratamiento hormonal de estimulación ovárica que suele durar una media de 8 días y es controlado a través de ecografías y analíticas hormonales que proporcionan datos exhaustivos sobre el número y el tamaño de los folículos en desarrollo.Los ovocitos se extraen mediante punción de los ovarios y aspiración de los folículos por vía vaginal. Posteriormente son cultivados en laboratorio y criopreservados.Cuando la paciente desee utilizar los óvulos criopreservados, se descongelarán y se inyectarán con los espermatozoides a través de la técnica ICSI (Inyección intracitoplasmática de espermatozoides), se preparará el endometrio para la implantación y, finalmente, se transferirán los embriones.
    Actualmente se están ensayando diferentes protocolos de maduración “in vitro” que evitarían las estimulaciones ováricas.
  2. Criopreservación embrionaria:La criopreservación de embriones forma parte esencial de los tratamientos de reproducción asistida ya que permite conservar los embriones para su utilización posterior.Los embriones, resultado de un tratamiento de Fecundación In Vitro, se pueden criopresevar por diferentes motivos: embriones no transferidos en este ciclo (en España la ley no permite que se transfieran más de tres embriones para evitar gestaciones múltiples), o bien cuando no es recomendable realizar la transferencia embrionaria por diversos motivos (contraindicación médica, etc.), conservándose la totalidad de los embriones obtenidos. De esta manera, la criopreservación supone una alternativa para las parejas en las que uno de los miembros padece una enfermedad que podría afectar a su capacidad reproductiva en el futuro.Con esta técnica, los embriones pueden almacenarse durante años y utilizarse cuando sea necesario. La transferencia, generalmente, se realiza en el transcurso de un ciclo ovulatorio natural.Las nuevas técnicas de vitrificación de embriones ofrecen muy buenos resultados, sobreviviendo al proceso de descongelación del 90 al 100% de los embriones vitrificados, dependiendo de la selección y estadio en el que se ha realizado la vitrificación.
  3. Criopreservación de tejido ovárico:Consiste en la vitrificación de tejido ovárico obtenido a través de una cirugía, normalmente, laparoscópica. Se basa en la supervivencia a los procesos de vitrificación y desvitrificación de los folículos primordiales presentes en el córtex ovárico. Los folículos primordiales con ovocitos inmaduros en su interior pueden ser criopreservados directamente sin necesidad de una estimulación hormonal previa por lo que este procedimiento puede indicarse y realizarse de una manera rápida y sin tiempo de demora. Cuando la paciente lo desee, se le realizará el implante del injerto ovárico, pudiéndose realizar de manera heterotópica (implante a nivel subcutáneo o intramuscular) u ortotópica (a nivel de la superficie medular del ovario contralateral o en la fosa ovárica). Esta técnica está especialmente indicada cuando no se dispone del tiempo necesario para vitrificar ovocitos o embriones.

Actualizado en noviembre de 2017