Esta unidad tiene como objetivo dar solución a los múltiples trastornos que afectan a toda la región pélvica, ya sean osteo-articulares, ginecológicos, urológicos o coloproctológicos.

¿Qué es el Dolor Pélvico Crónico?
Los trastornos de dolor pélvico crónico neuropático son los síndromes de dolor localizados en la región pélvica, entre las caderas y el ombligo, que perduran en el tiempo durante 6 o más meses. Incluyen trastornos como la vulvodinia (dolor vulvar), coccigodinia (dolor en el coxis), dolor del nervio pudendo y dolor del nervio ciático.

Este dolor puede ser de varios tipos:

Constante pero leve, o agudo y similar a un calambre.
Ocasional, apareciendo y desapareciendo en el tiempo, o continuo.
Localizado en un punto específico, o general, sintiéndose en toda la región pélvica.
También es posible que sienta presión en la región pélvica.

Se estima que el 12% de las mujeres en todo el mundo sufren de dolor pélvico crónico (DPC). Un primer paso en el tratamiento de estos pacientes es identificar la causa del dolor con el fin de determinar el tratamiento apropiado.

¿Cuales son las posibles causas del Dolor Pélvico Crónico?
Las causas que producen este tipo de dolor pueden ser clasificadas en causas ginecológicas cíclicas y no cíclicas. Las causas cíclicas son aquellas que tienen algún tipo de relación con el ciclo menstrual mientras que las no cíclicas no guardan ningún tipo de relación con la menstruación.

Causas ginecológicas cíclicas

Dismenorrea.
Es el dolor en la menstruación. La dismenorrea primaria se presenta desde las primeras menstruaciones de la mujer y no encuentra causa aparente, mientras que en la dismenorrea secundaria hay una patología pélvica aparente.

Endometriosis.
Es la presencia de glándulas y estroma endometrial fuera de la cavidad uterina, más frecuentemente en el fondo de saco de Douglas, ovarios, vísceras pélvicas y peritoneo.

Síndrome premenstrual.
Consiste en la aparición de dolor pélvico, así como una serie de síntomas físicos y psíquicos en la segunda fase del ciclo ovulatorio de la mujer.

Causas ginecológicas no cíclicas

Adherencias.
Cicatrices que unen anormalmente los tejidos, tras las intervenciones quirúrgicas.

Endometriosis.
Puede ser cíclica, pero el dolor también puede comenzar sin relación con el ciclo menstrual.

Salpingooforitis.
Se refiere a la inflamación aguda o crónica de la trompa de Falopio y el ovario, de manera simultánea.

Síndrome de ovario remanente.
Consiste en la aparición de dolor pélvico en pacientes que previamente se han sometido a histerectomía, y se han conservado los ovarios.

Síndrome de congestión pélvica.
El Síndrome de Congestión Pélvica es un cuadro responsable de DPC por la presencia de venas varicosas a nivel ovárico o uterino.

Neoplasias ováricas y uterinas.
La mayoría de los tumores de los órganos reproductivos, ya sean benignos o malignos, pueden causar dolor agudo o crónico.

Enfermedad pélvica inflamatoria.
El dolor crónico que surge de la Enfermedad Pélvica Inflamatoria se debe a episodios recurrentes de infecciones del tracto urinario, o daño residual provocado por episodios pasados de infección pélvica.

Causas gastrointestinales.
La principal causa de dolor pélvico gastrointestinal es el Síndrome de Colon Irritable. Es una enfermedad funcional, lo que quiere decir que el dolor surge de un cambio de hábito intestinal más que de un componente orgánico.

Causas genitourinarias.
El DPC de origen urológico se debe a las estrechas relaciones anatómicas y embriológicas que existen a nivel urológico-pélvico. La uretra, la vejiga y la vagina derivan del seno urogenital, que es la estructura embrionaria donde se originan los genitales externos y la uretra. En el sexo masculino da lugar a la próstata y a la uretra prostática, mientras que en la mujer origina la uretra y una porción de la vagina.

Causas neurológicas.
El atrapamiento de un nervio en una cicatriz puede dar origen a dolor en la cicatriz o en la distribución del nervio.

Causas musculoesqueléticas

Dolor Muscular
El dolor puede deberse a disfunción primaria muscular, es decir alteración en la relajación-contracción de grupos musculares opuestos.

Dolor Pélvico Mecánico
El embarazo o un traumatismo puede conducir a un alineamiento alterado de la parte central del cuerpo (tórax, columna vertebral, pelvis, etc.).

Factores psicosociales

En el DPC debido a este tipo de causas influyen numerosos factores: físicos, psicológicos y sociales. La influencia de cada uno de ellos varía dependiendo del paciente y puede modificarse en un mismo paciente a lo largo de su enfermedad.

Factores neurológicos

Además de los factores ginecológicos y urológicos, también existen factores neurológicos que pueden causar trastornos nerviosos pélvicos. El daño al nervio durante la cirugía es una causa importante de dolor neuropático. Este tipo de lesiones nerviosas pueden ocurrir durante la cirugía radical (histerectomía radical por cáncer ginecológico, la cirugía para la endometriosis infiltrante profunda) o una cirugía menos radical (histerectomía simple o cirugía de prolapso uterino).

El daño neurológico puede llevar a un dolor del nervio intratable, como la vulvodinia (dolor vulvar), coccigodinia (dolor en el coxis), dolor del nervio pudendo (dolor en la zona del pubis), y la ciática (dolor en las nalgas, la espalda y las piernas).

¿Cómo se diagnostica?
En Inebir consideramos indispensable tratar a los pacientes que presentan esta patología desde un enfoque multidisciplinar, que permite a nuestros médicos hacer un diagnóstico individualizado y determinar el tratamiento médico o neuroquirúrgico adecuado. Nuestro equipo recopilará una historia clínica detallada así como una exploración física completa para poder diagnosticar esta afección. Además, durante todo el estudio, podrá contar con el apoyo de nuestra unidad de psicología.

¿Qué tratamiento tiene?
Una vez elaborado un diagnóstico diferencial, existen diversas formas de tratar esta patología, dependiendo de un gran número de factores.
Mientras que el tratamiento de los síndromes de dolor pélvico agudo es relativamente sencillo, como antibióticos para los procesos infecciosos o exploración quirúrgica cuando se sospecha una patología determinada, el manejo del DPC requiere mayor esfuerzo, experiencia y destreza.
En Inebir, contamos con un equipo multidisciplinar altamente formado y especializado en la realización de cirugía laparoscópica y otras técnicas de cirugía mínimamente invasiva que se utilizan para identificar las causas comunes de dolor pélvico crónico neuropático,ofreciendo un acceso seguro a la anatomía pélvica. De esta forma, nuestros doctores analizarán cada caso de manera individualizada y decidirán cuál es la mejor opción para el tratamiento de esta patología: medicamentos, tratamientos hormonales y/o intervenciones quirúrgicas para aliviar el dolor.

Actualizado en septiembre de 2017