Respuesta a: ANTIGUO FORO INEBIR

#7388

esperandomibebe
Participante

Kitina, si que soy de Huelva y me hice el tratamiento en la seguridad social el año pasado. Sólo me hice una fiv de la que salieron cuatro embriones y las dos transferencias fueron negativas.
Te recuerdo mi historia, que ya la conté al inicio de este foro y que lo que voy a hacer es copiártela con algunos retoques porque es muy larga.
Yo entré en este mundo en agosto del 2012 cuando entré en quirófano para quitarme un quiste y salí con cero posibilidades de poder ser mamá de forma natural, ya que salí de allí sin trompas, sin un ovario, y con la noticia de que tengo endometriosis. De un plumazo se esfumaron todos mis sueños y empecé esta dura carrera de obstáculos.
En noviembre de ese año me sometía a una fiv en una clínica de fertilidad de Huelva con resultado negativo pero en la que me enteré que tenía los dos ovarios. Sorpresas de la vida!! No sé que me quitaron en la seguridad social, pero desde luego los ovarios no, porque los tenía y los sigo teniendo. Después de ahí me fui a Bionac (ahora Inebir), que era a la que quería ir en un principio pero que por no estar en mi ciudad, y por el trastorno que podía suponer el ir y venir cada día, en un principio descarté y no sabéis como me arrepiento. Entré a formar parte de esta familia en febrero del 2013 y en mayo tenía mi positivo y además un embri congelado para la operación hermanito, pero tuve un aborto retenido. Una verdadera pesadilla. En diciembre fui por mi embri, y negativo. En mayo del 2014 comencé otra fiv de la que quedaron tres embriones. El mismo día de la transferencia, en quirófano, se cancela mi transferencia por líquido en el útero. Me quería morir. No podía ser. Estaba todo preparado, vi a mis embris en el monitor, pero me tuve que ir para casa. Lloré muchísimo pero no me di por vencida. Me sometí a una histerosalpingografia y otra sorpresa, tenía las trompas, por lo que aun sigo preguntándome que es lo que me quitaron en la seguridad social, pero estaban con hidrosalping y de ahí el líquido que además era tóxico para los embriones. En junio entre en quirófano, me operó el doctor Navarro, y con el nido limpio, me hice la transferencia de mis tres embriones con resultado de un bioquímico que me volvió a derrumbar. Después de esto, el año pasado me llamaron de la seguridad social y me sometí a otra fiv de la que prefiero no hablar y, por supuesto, con resultado negativo.
Como podréis comprender, con todo lo pasado, me vine abajo muchas veces, y muchos, muchos días he pensado lo que estoy segura que vosotras también pensaréis: si alguna vez lo conseguiría, si podría llevar un bebé en mi vientre, si me llamarían mamá en alguna ocasión. Pensé en desistir y en olvidarme de todo esto, pero el deseo siempre ha sido mucho más fuerte, y la confianza en este equipo siempre ha sido del 100%. Es cierto que siempre me he dado un tiempo entre tratamiento y tratamiento, pero después de mi negativo en la seguridad social, decidí que esta vez no quería esperar tanto. En octubre tuve el negativo y en diciembre tuve la cita en Inebir. Empezamos todo el proceso, y el 19 de mayo me pusieron a mis dos amores, y el día 30 de mayo me dieron mi beta positiva. Por los valores dedujimos que iban a ser dos, y así es, tengo a los dos conmigo. Tengo que decir que el comienzo a partir del positivo no ha sido fácil porque también he estado con manchados por un hematoma que me ha hecho tener que ir en varias ocasiones a la clínica, pero ya parece que éste ha remitido y ya estoy de casi doce semanitas. Como os dije antes, sigo con mucho miedo porque todo lo vivido pesa mucho, y lo único que quiero es que pasen los meses y tenerlos ya conmigo, pero cuando estos miedos empiezan a aparecer me toco la barriga, los visualizo y pienso que este si es mi momento y que dentro de unos meses estarán conmigo.

Como véis, mi historia no ha sido nada fácil, y el recordárosla me ha hecho llorar por todo lo pasado, pero aquí estoy, así que sólo os puedo decir que sigáis luchando al máximo, porque sólo luchando y confiando en ellos, sacaréis la fuerza que se necesita en todo este proceso, que no es poca, y que os llevará a conseguir lo que más anheláis.