¿Verdad o mito? Despejamos mitos sobre la fertilidad

Existen muchos mitos sobre la fertilidad que  deben desterrarse para tener información real y contrastada; es importante que tengamos las cosas claras. Muchos de estos mitos harán que una pareja tarde más de la cuenta en buscar ayuda para conseguir un embarazo, lo que puede disminuir de manera drástica sus posibilidades de éxito.

Aquí os contamos algunos de los mitos más frecuentes relacionados con la fertilidad:
– Mitos sobre la fertilidad relacionados con el estilo de vida:
Mito 1. Píldora anticonceptiva.
En este caso hay dos mitos: Algunos creen que tomar píldoras anticonceptivas preserva la fertilidad y otros creen que tomar anticonceptivos puede afectar a la fertilidad.
REALIDAD: Ambas afirmaciones son falsas.
La píldora anticonceptiva no preserva la fertilidad de la mujer. Aunque no se produzca la ovulación todos los meses, las reservas de óvulos seguirán reduciéndose cada mes.
En cuanto a la afectación de la fertilidad, no existe relación entre el uso a largo y corto plazo de las pastillas anticonceptivas y problemas de fertilidad.
No hace falta, tampoco, descansar y dejar de tomar cada cierto tiempo la píldora. Aunque sí que es cierto, que los métodos anticonceptivos hormonales protegen frente a un embarazo no deseado, no protegen a la mujer contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS), que sí podrían afectar su fertilidad, pero no como consecuencia directa de tomar la píldora anticonceptiva.

Mito 2: Los 40 son los nuevos 30.
Si una mujer lleva un estilo de vida saludable, con una dieta equilibrada y ejercicio moderado, podrá concebir a los 40 años o más sin problema.
REALIDAD: Desafortunadamente se trata de un mito. Si bien es cierto que un estilo de vida saludable y la genética juegan un papel importante en las posibilidades de una mujer para concebir, la edad sigue siendo el factor pronóstico más importante.
Una mujer nace con unos 7 millones de óvulos en sus ovarios, pero solo quedan unos 400.000 al inicio de la pubertad, que se irán perdiendo a lo largo de cada ciclo menstrual. Sólo se llegan a ovular unos 400- 500 óvulos a lo largo de la vida fértil de la mujer, el resto de los óvulos se atresian y mueren.
A medida que la mujer envejece su reserva ovárica disminuye, no solo en cantidad, sino que la calidad de los óvulos también decrece, aumentando las probabilidades de anomalías cromosómicas en los óvulos y por lo tanto en el embrión que se genera a partir de ellos.
La edad de mayor tasa de embarazo en la mujer es entre los 20-30 años, reduciéndose drásticamente su capacidad de embarazo a partir de los 35 años y de forma más acusada aún a partir de los 40.
Con nuestro estilo de vida actual, la mujer está postergando la maternidad, y en la década de los 30 empieza a disfrutar de cierta estabilidad económica, laboral e incluso sentimental. Este estilo de vida genera una brecha entre la edad idónea para tener hijos desde un punto de vista estrictamente biológico y la edad a la que la población se plantea tenerlos.
Este mito relacionado con la juventud ha contribuido a extender la idea errónea de que la búsqueda del embarazo puede prolongarse mucho más que hace décadas, pero no es cierto.

Mito 3: Si una mujer sigue teniendo ciclos menstruales, sigue siendo fértil.
REALIDAD: En término generales, una mujer con ciclos regulares tiene ovulaciones regulares; sin embargo, pueden existir otras causas de infertilidad que no afecten a tu menstruación, como por ejemplo un factor espermático o una patología de las trompas de Falopio. Además, cuando la mujer supera los 40 años puede seguir menstruando hasta que acontezca la menopausia, sin embargo, la calidad de sus óvulos dificultará que consiga un embarazo de manera natural.

Mito 4: Fumo, pero no tengo que dejarlo hasta que me quede embarazada.
REALIDAD: Los químicos presentes en el humo de cigarrillo (como la nicotina, el cianuro y el monóxido de carbono) aceleran la pérdida de óvulos. Por desgracia, los óvulos no pueden regenerarse ni reemplazarse una vez que se acaban. Esto significa que la menopausia ocurre entre 1 y 4 años antes en las mujeres que fuman (en comparación con las que no fuman). La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva estima que más del 13% de diagnósticos de infertilidad femenina se deben al hábito de fumar. Se ha visto que fumar tan solo cinco cigarrillos al día ha sido asociado con menores tasas de fertilidad tanto en los hombres como en las mujeres.

– Mitos sobre la fertilidad relacionados con la búsqueda gestacional
Mito 5: Un embarazo previo es indicador de la fertilidad de una persona.
REALIDAD: Haber tenido un embarazo con anterioridad o incluso tener un hijo solo es indicativo de que esa persona fue fértil en algún momento de su vida, pero eso no garantiza que puedan conseguir una gestación en los siguientes intentos de embarazo. Esto se denomina infertilidad secundaria.
Las causas pueden ser múltiples, la edad en ambos miembros de la pareja, aunque más importante en la mujer (más aún si sabemos que la edad media para un primer embarazo en España son los 32 años), enfermedades de transmisión sexual, patología de las trompas tras una intervención quirúrgica, incluida la cesárea previa, etc.

– Mito 6: La edad del hombre no importa. La edad sólo afecta a la fertilidad de las mujeres.
REALIDAD: Aunque la edad afecta muchísimo más a la mujer, hoy en día se sabe que la fertilidad del hombre no es infinita. Existen estudios que han visto que los varones a partir de los 40 años tienen mayor riesgo de generar anomalías cromosómicas que pueden terminar en aborto. Aunque no hay estudios concluyentes, se cree también que existe un mayor riesgo de autismo en los niños cuyos padres tenían más de 40 años de edad, efecto más acusado a partir de los 50 años.
Conforme el hombre envejece, la concentración de semen saludable y móvil, y la cantidad general de semen disminuye.

Mito 7: Las relaciones sexuales frecuentes son garantía de éxito. Tenemos relaciones sexuales todos los días para quedar embarazada más rápido
REALIDAD: Si la vida sexual es escasa, está claro que es más difícil conseguir un embarazo. Sin embargo, es más importante la calidad de estas relaciones sexuales que la cantidad de estas. Se deben tener en cuenta los días fértiles de la mujer e intentar mantener relaciones sexuales en los días periovulatorios, lo que suele ocurrir unos 14 días antes de la menstruación (Si el ciclo de la mujer es de 28 días, será en torno al día 14, pero si los ciclos son más largos la ovulación será más tarde o si los ciclos son más cortos, la ovulación se producirá antes).
Los espermatozoides pueden sobrevivir un máximo de dos o tres días después del coito, por lo que lo más idóneo es tener relaciones sexuales justo antes o durante la ovulación. En términos generales, se recomiendan al menos 3 coitos durante la semana fértil, mejor si son en días alternos.

– Mitos sobre la fertilidad y los tratamientos de reproducción asistida
Mito 8: La mayoría de los problemas de fertilidad están relacionados con las mujeres.
REALIDAD: Aunque el 40% de los casos de infertilidad tiene su origen en disfunciones femeninas, el factor masculino es el único responsable en el 20% de los casos de infertilidad y contribuye a la infertilidad de pareja en el 50% de las ocasiones

Mito 9: Todos los problemas relacionados con la fertilidad se pueden diagnosticar.
REALIDAD: Aunque la mayoría de os problemas de fertilidad tienen un diagnóstico una vez que se realizan las pruebas (factor ovocitario, factor tubárico, factor uterino, factor masculino, factor mixto), existen parejas en las que el diagnóstico no está claro, no existe una causa conocida hasta la fecha. Esto se denomina infertilidad de origen o de causa desconocida. Según la sociedad española de fertilidad (SEF), la proporción de parejas con infertilidad de origen desconocido es aproximadamente de un 16%, pero los rangos varían de 0 al 37%.
Aunque en muchas ocasiones en un primer momento, con las pruebas realizadas, no se llega al diagnóstico otras veces durante el mismo tratamiento se llegan a esclarecer las causas.

Mito 10: La Reproducción Asistida garantiza la obtención del embarazo.
Los tratamientos de reproducción asistida no son infalibles. Se debe tener en cuenta que influye mucho la edad de la mujer y también el centro donde se realice el tratamiento.
Las siguientes tasas de parto corresponden a tratamientos de fecundación in vitro realizados mediante la técnica de FIV convencional e ICSI. Datos recogidos por la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) en el año 2017:
Mujeres < 35 años
35,7%
Mujeres 35-39 años
26,4%
Mujeres ≥ 40 años
12,0%
En cuanto al número de embriones transferidos, la tasa de parto fue del 21,4% al transferir un único embrión. En cambio, esta tasa de éxito aumentó hasta el 29,2% al transferir 2 embriones.

Volvemos a recalcar la importancia del centro que elijas para realizar el tratamiento, de los recursos que tenga, su personal cualificado y de su laboratorio, ya que de ello va a depender que ese centro tenga una mayor o menor tasa de embarazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *