Nuevo estudio sobre el Síndrome de Ovario Poliquístico

La causa más común de infertilidad femenina, el síndrome de ovario poliquístico, podría ser causado por un desequilibrio hormonal antes del nacimiento. El hallazgo ha llevado a una cura en ratones y, a finales de este año, comenzará un ensayo en mujeres.

El síndrome de ovario poliquístico afecta a una de cada cinco mujeres en todo el mundo, tres cuartas partes de las cuales tienen problemas para quedarse embarazadas. La condición generalmente se caracteriza por altos niveles de testosterona, quistes ováricos, ciclos menstruales irregulares y problemas para regular el azúcar, pero las causas han sido un misterio desde hace mucho tiempo. “Es, con mucho, la condición hormonal más común que afecta a las mujeres en edad reproductiva, pero no ha recibido mucha atención”, dice Robert Norman de la Universidad de Adelaide en Australia.

Ahora, un nuevo estudio llevado a cabo por Paolo Giacobini y otros investigadores del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia, pone al descubierto que el síndrome puede desencadenarse antes del nacimiento por una exposición excesiva en el útero a la hormona antimülleriana.

Foto: Hey Paul Studios

Los investigadores descubrieron que las mujeres embarazadas con síndrome de ovario poliquístico tienen los niveles de hormona antimülleriana un 30% por encima de lo normal. Dado que se sabe que el síndrome es hereditario, se preguntaron si este desequilibrio hormonal en el embarazo podría inducir la misma afección en sus hijas.

Para probar esta idea, inyectaron exceso de hormona antimulleriana en ratones preñados. A medida que crecieron sus descendientes femeninos, exhibieron muchas de las características del síndrome de ovario poliquístico, incluida la pubertad tardía, la ovulación infrecuente, los retrasos en la caída del embarazo y la disminución de la descendencia.
El exceso de hormona pareció desencadenar este efecto al sobreestimular un conjunto de células cerebrales que elevan el nivel de testosterona.
El equipo de investigadores pudo revertir este efecto en los ratones usando cetrorelix, un medicamento de FIV usado rutinariamente para controlar las hormonas femeninas. Después del tratamiento con esta droga, los ratones dejaron de mostrar síntomas de síndrome de ovario poliquístico.

El equipo ahora está planificando un ensayo clínico de cetrorelix en mujeres con esta afección, que esperan comenzar antes de fin de año. “Podría ser una estrategia atractiva para restaurar la ovulación y, finalmente, aumentar la tasa de embarazo en estas mujeres”, dice Giacobini. “Es una forma nueva y radical de pensar sobre el síndrome del ovario poliquístico y abre toda una gama de oportunidades para una investigación más profunda”, dice Norman.

Que el síndrome de ovario poliquístico pase de madres a hijas a través de hormonas en el útero, explicaría por qué ha sido tan difícil identificar cualquier causa genética del trastorno, “Es algo en lo que hemos estado atascados durante mucho tiempo”, dice Norman.

Los hallazgos también pueden explicar por qué las mujeres con el síndrome parecen embarazarse más fácilmente a fines de los 30 y principios de los 40, dice Norman. Se sabe que los niveles de la hormona antimulleriana disminuyen con la edad, por lo general señalando una fertilidad reducida. Pero en las mujeres que comienzan con niveles altos, las disminuciones relacionadas con la edad pueden llevarlas al rango de fertilidad normal, aunque esto todavía debe ser evaluado, según Norman.

 

 

 

Este post es una traducción del artículo original publicado en New Scientist.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *