¡No eres mala madre! Hablamos de Salud Mental Materna

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Salud Materna, la semana pasada, la Sociedad Marcé Española para la Salud Mental Perinatal y el Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal realizaron una campaña para dar visibilidad a los problemas con los que se enfrentan 1 de cada 5 mujeres tanto en el embarazo como después del parto.

Desde Inebir aplaudimos la iniciativa y la compartimos ya que consideramos que es urgente acabar con el estigma social creado alrededor de las enfermedades mentales que se desarrollan en el periodo perinatal.

Además, queremos agradecer especialmente la inclusión del aborto y la infertilidad en su campaña ya que, a menudo, siguen siendo temas tabúes para la sociedad, lo que incrementa la carga emocional para las mujeres y sus parejas.

Las madres ven cómo sus rutinas diarias están completamente alteradas a la vez que experimentan cambios físicos y biológicos. Los cambios en los niveles hormonales durante y después del embarazo pueden afectar al estado anímico de la mujer, sumado a la falta de sueño que se asocia a esta etapa y la nueva carga de responsabilidad al tener bajo su responsabilidad a un bebé puede generar un estado de estrés que afecta negativamente a la salud mental y al bienestar de la embarazada o de la madre.

Foto: Jessica Pankratz http://ow.ly/73Jg3040Wke

Sin embargo, la sociedad asocia el embarazo y el nacimiento a un estado de gran felicidad para la madre. Cuando no es así, las mujeres se sienten culpables e incomprendidas, lo que se provoca que, en la mayoría de los casos, no pidan ayuda.
Tan solo un 25% de los casos se diagnostica, una cifra realmente preocupante. El 75% de los casos no se detectan y, por tanto, no reciben el tratamiento adecuado con las consecuencias físicas y psicológicas que puede conllevar para la madre y el impacto sobre el desarrollo físico, cognitivo y emocional del feto o recién nacido.
Especialmente en las dos primeras semanas tras el parto suelen aparecer sentimientos de ansiedad, inquietud, irritación y tristeza. Es lo que se conoce como «depresión puerperal» y, en la mayoría de los casos desaparecen pronto, sin necesidad de tratamiento. Es el trastorno más frecuente pero no el único; ansiedad, depresión, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno bipolar o psicosis posparto, entran dentro de los trastornos psicológicos asociados al embarazo y posparto.

Detectar los problemas psicopatológicos en la primera etapa, y tratarlos para que tanto la salud mental de la madre como su relación con el bebé no se vean afectadas, es fundamental por lo que es necesario dar toda la visibilidad posible a estos trastornos y normalizar una situación que afecta a muchas mujeres.
El conocimiento de los síntomas por parte tanto de la familia y el entorno de la mujer, como de los profesionales que la atienden durante el embarazo y el parto, ayudaría a la detección precoz de estos trastornos. Síntomas como ansiedad, angustia, insomnio, apatía, tristeza o falta de ánimo deberían ser tratados para descartar o tratar trastornos de salud mental.
En este sentido, la Organización Mundial de la Salud ha calificado los problemas de salud mental en mujeres en el embarazo y posparto como un “serio problema de salud pública”.

Por eso, nos sumamos a esta magnífica campaña y gritamos:
¡No eres mala madre!
¡No estás sola!
No eres mala madre si no consigues quedarte embarazada. La infertilidad no es un castigo ni una señal.
No eres mala madre si perdiste a tu bebé. Hay muchos motivos para la muerte gestacional y neonatal: no es culpa tuya.
No eres mala madre si no has podido disfrutar de tu embarazo o de tu parto. Tienes toda la vida para disfrutar de tu bebé.
No eres mala madre si sufres TOC, ansiedad, depresión, psicosis, trauma o duelo. Tienes derecho a recibir asistencia: cuidemos a las madres.
No eres mala madre si necesitas ayuda en el posparto. La maternidad requiere ayuda social.
No eres mala madre si no has podido o querido dar el pecho. El vínculo con tu bebé se construye cada día.
No eres mala madre si la crianza te hace sentir exhausta o desanimada. Nuestras sociedades aún no comprenden las necesidades de los primeros años de vida.

En Inebir somos conscientes de la importancia del cuidado de la salud mental y por eso contamos con una Unidad de Psicología en la que puedes apoyarte durante todo el proceso de reproducción asistida y con la que puedes seguir contando durante el embarazo y después del parto.

Si estás actualmente en tratamiento, estás embarazada o ya has tenido a tu bebé y te identificas con alguna de las situaciones anteriormente descrita no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *