Si tienes cualquier pregunta no dudes en contactar


 

Prepárate para
tu gran momento

Miles de historias y miles de momentos están por llegar, no te pierdas nada de nuestro blog.

Testimonio de paciente de extracción de óvulos para FIV

Testimonio de Cynthia – «Me regalasteis a mi compañera de vida»

Hoy compartimos con vosotros el testimonio de Cynthia, una joven de 29 que llegó a Inebir con un caso complicado de baja reserva ovárica con tan solo 29 años, pero con el sueño de ser mamá:

Hace mucho tiempo quería mandar esta carta, pero no sé por qué ahora es cuando tengo más necesidad de hacerlo. Han pasado 4 años…

En primer lugar, quería dar las gracias con toda mi alma a todo el equipo INEBIR, desde el primero hasta el último, sois increíbles, ¡maravillosos!

  • Desde la primera consulta con el doctor Pedro Gutiérrez, que estuvo 2 horas y media en consulta explicándome con detalle absolutamente todo con paciencia, tranquilidad, serenidad y sobre todo con esperanza. Solo puedo decir: ¡gracias! Salí de allí con un chute de energía que hacía 2 años no tenía. Volví a tener la esperanza de que sí podría conseguir mis ganas de ser madre. Fue también el Dr. Gutiérrez quien me extrajo los ovocitos en quirófano.
  • Gracias a la doctora Carolina Vega, ella fue la que me transfirió ese diamante (lo llamo así porque brillaba muchísimo y era mi hija) con esa energía y seguridad que me trasmitió supe que seguía estando en las mejores manos. Me quedo con el abrazo sincero y lleno de sentimientos que le di el último día. ¡Gracias!
  • A la embrióloga que fue quien eligió uno de los dos embriones que obtuve en el ciclo. Siempre me acordaré que me dijo: ¡te voy a dar el que más me gusta! Recuerdo que me lo enseñó en una pantalla y era como una flor… ¡Increíble! ¡Gracias!
  • A todo el equipo de enfermería que me trataron con una delicadeza y familiaridad increíble. A las recepcionistas, los celadores, el anestesista. Todos y todas. ¡Gracias!


Gracias a vuestro equipo lo conseguimos, entre todos y todas.  Gracias por vuestra paciencia, delicadeza y profesionalidad, yo pude ser madre. Me regalasteis a mi compañera de vida y eso no tiene precio.

Ahora quiero dirigirme a esas madres y padres que acuden a INEBIR, cansados psicológicamente con el último aliento de esperanza. Mi caso era muy complicado, tengo baja reserva ovárica con tan solo 29 años, muy pocos óvulos, baja calidad y casi imposible de ovular… Directamente me aconsejaron hacer una In Vitro y, si soy sincera, una In Vitro muy dura porque cada paso que daba era, cada vez, con menos posibilidades. Primero la estimulación ovárica: hasta arriba de hormonas y solo crecieron 5 folículos. De los 5 ovocitos, 4 fueron maduros y solo 2 fecundaron. La buena noticia: ¡DOS EMBRIONES DE CALIDAD A! Un largo camino pero ahí estaban, yo estaba rendida de tanta mala noticia pero arropada por este equipo estupendo que siempre tenía la esperanza, y no fallaron. Me transfirieron un embrión y ahí se quedó, agarradita a mí de la misma posición que la dejaron hasta que ya era un bebe que se movía mucho.

No sé cómo explicar el agradecimiento, la felicidad inmensa… Sí, es un desgaste emocional y físico fortísimo, pero merece la pena mil por mil. Así que mi mensaje para todas esas parejas que ahora mismo están en este proceso es que por muy negro que esté, por pocas posibilidades que vean:  ¡no dejen de creer porque sí se puede!

Gracias por hacer que en mis días grises salga el sol, gracias por creer en mis posibilidades cuando yo no lo hacía, gracias por regalarme a esta niña tan bonita, gracias por devolverme a la vida, gracias por todo familia. ¡¡¡GRACIAS INEBIR!!!

Cynthia.



Si te has sometido a un tratamiento en Inebir, y quieres contarnos tu experiencia, escríbenos a comunicacion@inebir.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con nosotros, es posible

Estás a un paso de
hacer realidad tu sueño

Suscríbete a nuestra newsletter

Mantente al día de todas nuestras novedades