Tratamiento de reproducción asistida cancelado, ¿y ahora qué?

Hace unas semanas tomamos una de las decisiones más duras de Inebir. Debido a la crisis sanitaria que estamos viviendo, tuvimos que cancelar cualquier tipo de tratamiento de reproducción asistida programado, vitrificando gametos y programando transferencias diferidas; paralizamos las transferencias de embriones vitrificados, así como las inseminaciones artificiales y suspendimos el inicio de nuevos ciclos.

Esta decisión fue dura para nosotros, e imaginamos que más aún para vosotros, que tenéis que barajar plazos más largos para cumplir vuestro sueño, cuando parecía que ya estabais a punto de alcanzarlo.

Foto de Anemone123

 

Sabemos que es posible que ante esta nueva situación sintáis angustia, estrés, enfado y que incluso penséis que es una cuestión de mala suerte, que parece que os persigue. Es normal que os sintáis así. Sin embargo, hay que tener en cuenta solo se trata de un aplazamiento, que lo mejor está por llegar y que de esta forma lo que hacemos es proteger a vuestro futuro bebé, para que venga a este mundo en las mejores condiciones que podamos darles.

Y en este tiempo, si no puedo seguir con mi tratamiento de reproducción asistida: ¿Qué hago? ¿Puedo hacer algo para aumentar mis probabilidades futuras?

Creemos que es importante aprovechar esta parada para prepararos física, psicológica y emocionalmente para afrontar con más fuerza el tratamiento.

¿Qué os recomendamos?

  • Comer de forma saludable. Quizás sea un buen momento para perder algunos kilos de más que siempre le vendrá bien a tu respuesta al tratamiento. Deja a un lado los alimentos basura, los azúcares, las grasas trans. Adopta una dieta que contenga muchas verduras de hoja verde, frutas, vegetales, calcio y proteínas. Opta también por hidratos de carbono integrales no refinados. Los ácidos grasos Omega 3, sobre todo el DHA, EPA Y DPA, se consideran muy beneficiosos y podemos encontrarlos en el pescado. Lo ideal es tomar dos raciones a la semana (340gr/semana) para que el cuerpo tenga un aporte adecuado. Lo recomendable es optar por aquellos pescados con bajo contenido en mercurio como el langostino, el camarón, el atún claro enlatado al natural, la trucha, el abadejo o el salmón. Otra opción vegetariana es optar por las semillas de lino o suplementos en cápsulas.
  • Intenta hacer el ejercicio que sea posible en casa. El ejercicio mejora la circulación sanguínea y la oxigenación de los sistemas corporales hasta un nivel celular. La actividad física realizada de manera moderada es un gran reductor de estrés.Además, mejora el equilibrio hormonal: hacer ejercicio de manera regular tonifica la musculatura, ayuda a regular la menstruación y reduce los síntomas premenstruales. Además, aumenta la liberación de endorfinas, las “hormonas de la felicidad”, considerados analgésicos naturales que combaten la depresión y ansiedad.
  • Descansar bien. Intenta dormir al menos 8 horas diarias. Un buen descanso es fundamental para encontrarte a pleno rendimiento. Para conseguirlo intenta marcarte unos horarios e irte a la cama y levantarte más o menos a la misma hora. Otro tip es dormir con la habitación completamente a oscuras, lo que favorece la segregación de melatonina, que ayuda a conciliar el sueño y que este sea más reparador.
  • Puedes hacer meditación o yoga, te vendrá bien aprender a relajarte y despejar la mente, cuando sientas que el estrés del tratamiento te supera.
  • Aprovecha para tomar tus vitaminas y preparar tu cuerpo para el embarazo. La suplementación con vitaminas prenatales que aportan ácido fólico, hierro, calcio y complejo vitamínico B.
  • Intenta dejar de fumar, si lo haces. Esto te vendrá bien de cara a afrontar el tratamiento y el embarazo. Si puedes hacerlo junto a tu pareja, mejor.
  • Conecta con tu pareja. El estrés de la vida diaria e incluso los problemas de fertilidad muchas veces nos alejan de nuestra pareja. Aprovechad este tiempo para reconectar, para hablar de vuestros sentimientos, para bailar los dos solos en el salón de casa, preparar una cena especial, todo aquello que se os ocurra. Incluso puede ser un buen momento para disfrutar de vuestra vida sexual, sin expectativas, solo por disfrutar del contacto y la cercanía de la persona a la que quieres.
  • Intenta hacer actividades que te agraden, como ver una película o leer un libro, darte un baño de espuma, dedicarte a algún hobbie como tejer, hacer manualidades, colorear mandalas, etc. En definitiva, mimarte y dedicarte tiempo a ti misma. Esperemos que más temprano que tarde eches de menos este tipo de actividades, porque tengas que estar más pendiente de otra personita que de ti misma.

Desde Inebir os mandamos muchos ánimos para afrontar este confinamiento, estamos a vuestra disposición y esperamos veros muy pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *