Testimonio de una madre de Inebir, desde Cádiz

Hoy compartimos con todos vosotros el testimonio de una de nuestras pacientes. Afortunadamente, su paso por Inebir concluyó con el mejor de los finales y la mejor prueba de ello es la alegre sonrisa de dos añitos que le acompaña. Ellos han querido compartir su historia con todos vosotros para transmitir un mensaje de aliento a todos aquellos pacientes que, actualmente, están en tratamiento.

Foto: Kurt Bauschardt

¿Cuándo decides acudir a una clínica de reproducción asistida?

Me casé con 27 años y, un año y medio después, empezamos a buscar el embarazo. Vimos como pasaban los meses sin que llegase la buena noticia y, al cabo de año y medio, decidimos ir al ginecólogo de la familia. Me realizó diversos estudios y pruebas y, finalmente, me informó de que debería someterme a un tratamiento de fecundación in vitro.

¿Por qué decidiste confiar en Inebir?

Mi ginecólogo era el director del Hospital de Ginecología en Cádiz, tenía la posibilidad de realizarme el tratamiento allí pero la lista de espera era inmensa. Me negué, no podía esperar más.

No sé si a otras parejas les pasa lo mismo pero, en mi caso, también sufría mi pareja porque yo estaba obsesionada, amargada porque no podía quedarme embarazada. Fue mi ginecólogo quien me puso en contacto con la clínica e insistió mucho en que me tratasen aquí, aunque tuviese que desplazarme a Sevilla.

¿Cómo fue el proceso desde que llegaste a la clínica hasta que empezaste el tratamiento?

Llamé y reservé mi primera cita. Me atendió el Dr. Navarro y el proceso fue realmente rápido puesto que muchas de las pruebas necesarias para el estudio de fertilidad ya me las había realizado mi ginecólogo.

¿Cómo te sentiste durante el proceso?

Empecé con muchísima ilusión. Tenía total confianza en mi ginecólogo y que él me dijese que estaba en las mejores manos me hacía sentir tranquila. Me sometí a un tratamiento de fecundación in vitro y el resultado fue negativo. Si bien es cierto que el Dr. Navarro me dijo la primera vez que lo ví “no te preocupes, te aseguro que vas a ser madre”, tras no obtener éxito en este tratamiento, llegué a la consulta llorando desconsolada.

¿Qué te animó a empezar un nuevo tratamiento?

Todo el equipo de Inebir supo tranquilizarme y motivarme. Era un momento muy duro para mí y necesitaba cada una de las palabras que me dijeron. Tenía que empezar otra vez de cero: pinchazos, hormonas, punción… Sabía que iba a ser, de nuevo, un proceso duro, pero las palabras que me habían transmitido todo el equipo médico, “lo vamos a conseguir”, retumbaban en mi mente. En el fondo, sabía que mi sueño se iba a convertir en realidad y me llené de fuerzas para intentarlo de nuevo.

¿Cómo se desarrolló este segundo intento?

Inicié el control endocrinológico pero me lo interrumpieron porque no estaba respondiendo bien a la medicación. Esperamos un nuevo ciclo y volvimos a comenzar. En este caso, todo fue bien y el tratamiento se llevó a cabo al completo, y me transfirieron los embriones. Yo soy muy rociera y coincidió la fecha de mi punción y transferencia con el Rocío. Era el primer año que no hacia el camino junto a mi familia. Para los dos, supuso un sacrificio enorme pero tuvo su gran recompensa. Tres semanas después, me hice la analítica de sangre para ver si estaba embarazada y por fin recibimos la noticia que llevábamos años esperando.

A partir de este resultado positivo, ¿qué pasos tuvisteis que seguir? ¿cómo fue el embarazo?

A las tres semanas después de la analítica de sangre me realizaron la primera ecografía; se veían dos saquitos, pero el latido de uno de ellos se escuchaba más flojito y a las 6 semanas se paró. No tuve sangrado, el otro embrión fue desarrollándose sin ningún problema, el embarazo fue estupendo y tuve un parto sin complicaciones.

Me emociono al recordarlo todo. Fue un camino duro pero muy bonito, y tener hoy aquí a mi hijo es la mayor recompensa. Mi experiencia valió tanto la pena que voy a repetir muy pronto, quiero volver a ponerme en vuestras manos.

¿Qué consejos le darías a las personas que intentan quedarse embarazadas?

Que en vez de obsesionarse vayan directamente a una clínica especializada, pero que se informen bien y si, es posible, que contacten con alguien que haya sido tratado en la clínica a la que acudan. La elección de una clínica es una decisión muy importante y, en este caso, para mí no es importante el precio. No se trata de hacer una comparativa e ir al sitio más barato sino de ir al mejor.

Personalmente, en Inebir yo me he sentido muy bien tratada por todas las personas que componen el equipo. Pasó un año desde mi primera visita hasta que me dieron el alta tras el resultado positivo. No niego que el proceso es muy duro pero el resultado merece la pena.

¿Qué le dirías a las pacientes que están actualmente en tratamiento?

Hoy soy yo la privilegiada que viene con el carrito a mostrar su bebé pero recuerdo muy bien lo que sentía cuando era yo la que estaba en tratamiento y llegaban otras pacientes con bebés. Veo las caras y las entiendo tanto… Les diría que ellas también pueden ¡Lo vais a conseguir! ¡Ánimo!

5 thoughts on “Testimonio de una madre de Inebir, desde Cádiz

  1. buscandomisueño

    creo que no sois concientes al 100% de las fuerzas tan grandes que dais compartiendo vuestras experiencias, yo tambien soy de Cadiz y estoy empezando mi tercer tratamiento esta vez por privado con Inebir, las dos anteriores fueron por la seguridad social y fallidas 4 transferencias, hoy ya estoy fuerte y positiva pero fueron 4 negativos muy dolorosos para nosotros, se que el equipo medico de aqui es muy pero que muy bueno por eso los elegi a ellos para que me ayuden a por fin poder cumplir nuestro GRAN SUEÑO se que lo vamos a conseguir, luchamos por ello.
    gracias a tod@s

  2. Mari

    Gracias por animarnos con tu experiencia.
    Nuestra “odisea” comenzó hace seis años y hasta ahora no hemos sentido que estamos en las mejores manos. Confío en el Dr. Navarro y su equipo al 100% y sé que en Inebir lo conseguiremos. Va un abismo a lo que habíamos conocido y vivido hasta ahora: ética, profesionalidad y empatía en cada cita, ecografía o sesión informativa.
    “Nadie dijo que sería fácil” pero ahora tenemos la causa y la solución al problema que ya es mucho más de lo que teníamos antes de acudir a Inebir.
    Estaremos eternamente agradecida al Dr. Navarro por lo que está haciendo con nosotros.

  3. ampa

    Gracias por animarnos con tu experiencia.
    Aveces una pierde las esperanzas yo ya tengo mi cita ya con el doctor Navarro confio en el sin todabia conocerlo
    espero que pronto pueda yo contar mi experiencia.

  4. silvia

    Hola chicas!! Pues yo llevo 9 años queriendo ser madre despues de pasar x varias clinica y decirme que no tengo mada para poder ser madre y esperando años me hago una inseminación y dos invitro y nada .ya desesperada y con 41 años le pido una cita al doctor navarro.y de momento me dice que tengo hipotiroidismo asi que comienzo con unas pastilla y comienzo con tratamiento para invitro..y nada mañana me transfieren …se que el doctor navarro y su equipo van a ser realidad mi sueño confío en ellos 100 % 100…

  5. silvia

    Hoy ha sido mi transferencia de tres embriones, solos deciros que un millon de gracias a todo el equipo.y al doctor navarro que gracias y mil gracias por ser tan humano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *