Familias monoparentales: un modelo que sigue creciendo

Cada año, el número de mujeres que toma la decisión de ser madre soltera crece.
Muchas mujeres acuden a Inebir con una decisión tomada: quieren ser madres. Estudios, trabajo, ausencia de una pareja estable… Son diversos los motivos que llevan a estas mujeres a retrasar la maternidad y, generalmente, entre los 35 y los 45 años deciden formar una familia de forma individual.
Para estas mujeres las técnicas que ofrece la reproducción asistida son exactamente las mismas que para cualquier otra mujer, solo que incorporamos en los diversos tratamientos la muestra de semen de donante.
Para aquellas mujeres que tras la realización de las pruebas pertinentes del estudio de fertilidad no presenten problemas reproductivos, la primera opción es el tratamiento de inseminación artificial con semen de donante. La paciente se someterá una fase de estimulación ovárica mediante hormonas. Pasadas 24 y 48 horas desde la inducción a la ovulación de la paciente se realizan dos inseminaciones respectivamente. En cada una de ellas, se preparará la muestra seminal del donante, que será depositada en el interior del útero mediante un catéter.

Foto: Miguellb

Foto: Miguellb

 

Cuando en el estudio previo observamos algún problema de fertilidad en la mujer como una alteración en las trompas de Falopio, baja reserva ovárica o la paciente ya se ha sometido a varias inseminaciones sin éxito, se recomienda la Fecundación in Vitro. Mediante este procedimiento los ovocitos de la mujer, son extraídos en quirófano tras un proceso de estimulación ovárica para, posteriormente, ser fecundados por los espermatozoides en el laboratorio bajo unas condiciones óptimas para el desarrollo de los embriones. Finalmente, estos embriones serán introducidos en un catéter por el ginecólogo y canalizados hasta el interior del útero.
En aquellos casos en los que no sea posible la utilización de los óvulos de la mujer, podremos recurrir a tratamientos de ovodonación (con óvulos y semen de donante) o embriodonación (embriones donados por otras parejas).
Normalmente, a todas estas pacientes les preocupa el proceso de selección de los donantes de semen. En España, los procesos de donación (tanto de semen como de ovocitos) están regulados y la donación debe ser anónima tanto para los donantes como para las receptoras.
Los donantes se someten a un proceso estricto de selección donde se le realizan pruebas médicas y controles psicológicos para asegurar un perfecto estado de salud física y mental. Además, la muestra de semen es sometida a un control en laboratorio que certifica que la calidad del esperma es óptima.
Además, muchas de estas mujeres presentan miedos y preocupaciones antes de dar el paso ¿seré capaz de criar a un hijo sola? ¿podré compatibilizarlo con el trabajo? ¿cómo le explicaré a mi hijo todo el proceso? Desde Inebir siempre recomendamos a todas las personas que deseen ser madres o padres y tengan temores que, antes de tomar la decisión, busquen apoyo en nuestra Unidad de Psicología puesto que les aclarará algunas de sus dudas y les ayudará durante todo el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *