Candidiasis vaginal: una infección muy frecuente

La candidiasis, también conocida como vulvovaginitis candidiásica es una infección causada por distintos tipos de hongo cándida, el más frecuente Cándida Albicans. Se trata de un hongo presente de forma habitual en la flora intestinal y vaginal de la mujer que produce infección cuando se reproduce de forma acelerada. Es muy frecuente en las mujeres en edad reproductiva.

Hoy la Dra. Moreno, ginecóloga experta en reproducción humana, nos explica sus causas, síntomas, tratamiento y nos da algunos consejos para prevenir esta infección.

¿Cuáles son las causas de la candidiasis?
Las causas que pueden hacer que prolifere de forma descontrolada son: cambios en el pH vaginal (que se haga menos ácido), cambios hormonales (embarazo, uso de anticonceptivos hormonales, menopausia), cambios en la flora bacteriana (uso reciente de antibióticos) y disminución del sistema inmune (personas con VIH, cáncer, diabetes, obesidad).

Foto: Yale Rosen

¿Qué síntomas pueden alertarnos?
Los síntomas más frecuentes son el prurito (picor) y ardor genital, el enrojecimiento vulvar , molestias al orinar, el dolor o molestias durante el coito y el flujo vaginal de aspecto blanquecino grumoso (similar al yogur).

¿Cómo se transmite?
No se considera una enfermedad de transmisión sexual, ya que puede padecerse sin haber tenido relaciones sexuales aunque cuando una mujer tiene infección por cándida puede transmitirla al hombre a través del sexo oral y/o vaginal. En este caso, el hombre infectado, podrá a su vez, transmitir la infección a otra persona por vía sexual oral/vaginal.

¿Que pruebas se realizan para detectar infecciones por candidiasis?
Para su diagnóstico la mayoría de las veces es suficiente con los síntomas y una exploración ginecológica, aunque si se desea un diagnóstico de confirmación se pueden examinar muestras de flujo vaginal al microscopio directamente o tomar una muestra con cultivo posterior en el medio adecuado.

¿Cómo se trata esta infección?
El tratamiento generalmente es tópico mediante el uso de óvulos vaginales y cremas antifúngicas. También es posible realizar tratamiento oral, aunque está más orientado a las infecciones recurrentes que necesitan tratamiento de forma prolongada.

¿La curación es definitiva?
Es posible que la infección vuelva a producirse por lo que es fundamental recuperar el equilibrio de la flora vaginal lo antes posible mediante el uso de medicamentos llamados probióticos, y mantenerlo.

¿Qué medidas podemos tomar para prevenir la infección por cándida?
Fundamentalmente, llevar una dieta sana, evitar la ropa interior que no sea de algodón así como la humedad excesiva en la zona (no ropa interior apretada, no permanecer con el traje de baño mojado), especial cuidado con la higiene íntima al limpiarse tras orinar y coito (limpiarse desde delante hacia atrás), no usar jabones íntimos no específicos ni realizar duchas vaginales (se elimina flora vaginal habitual favoreciendo que la cándida prolifere).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *